Home | Contacto | Noticias

Reseña y GaleríaVideo

Performance

Lana Turner, 1983

Pantomima dirigida y actuada por Francisco Copello con los textos de Patrizia Monaco y cinta de sonido con voces registradas, música de jazz y popular en los años 40 y 50 en Estados Unidos.
Elenco de producción: El transformista Copello en el rol de la actriz Lana Turner, Severino Soldano es el director cinematográfico de la M.G.M. Gianfranco Greco, los diversos maridos de Lana Turner. Ivana Sajo en el rol de Cherryl, la hija de la Diva. Luca Reggio es el fotógrafo más famoso en Hollywood, Fiorella Testa es Ava Gardner, actriz amiga íntima de Lana. Federica Granata, como reportera de la revista Confidencial, Cristina Cánepa y María D’Bianchi, son las chismosas asistentes de filmación de "El Cartero llama dos veces". Presentada en el Teatro Instabile de Génova. Verano 1983.

"Lana, all'Instabile, scandali e amori di un sex-symbol".
"En Lana Turner el eros es siempre maravillosamente culpable en la expresión de un exceso o desviación que parece contestar las normas sociales y morales.
El Performance se centra en el escándalo, que es tal vez el secreto del personaje Lana Turner: innumerables maridos cambiados con las estaciones.
Acusaciones de ninfomanía, tentativas de suicidio, alcoholismo... En la cumbre de su carrera "escandalosa" la relación con el gangster Johnny Stampanato, asesinado por su hija en la cocina de la Diva.”
“Cinema y Realidad, la imagen pública y la vida privada coinciden glamorosamente sobre el rostro y los sentimientos de la actriz. El Star System que produjo el "glamour" de Lana Turner acortó siempre más las distancias entre el personaje "artificial" del cine y el personaje real, parecen alcanzar su "obra maestra". La existencia excesiva de Lana rivaliza con los destinos prefabricados de sus roles cinematográficos". Marco Salotti Génova 1983.(Fotografía de Performance, pág. 180-181)

 

Antecedentes:

 

“Pino me propone un guión visual, un acordeón de fotos, en secuencia precisa basada en la transformación, que titula EN BUSCA DE LA IDENTIDAD. El argumento era el siguiente: comenzaba la secuencia con una rubia despampanante, ataviada con un hermoso vestido negro de lentejuelas, atractivas joyas y una peluca rubia. Realizaba lentamente un strip-tease, cadencioso y estimulante, trasmutándome en un ser desnudo y neutro. Iniciando después mi metamorfosis hacia el género masculino, logrando en las últimas imágenes convertirme en un símbolo sexual. El resultado fue un éxito comercial en Ferias de Arte y eventos fotográficos de París, Basilea y Düsseldorf. Si para muchos mi ambigüedad sexual podía significar "un estigma', otros corno Pino y Colombo, lo traducen en una excelente fuerte de ingresos.”(Fotografía de Performance, pág. 104-105)

 

Lana Turner, “yo vivo del amor” (1983)

 

“Comenzaba mi transformación en Lana Turner tres horas antes de iniciarse el espectáculo, en un ritual similar al Khatakali hindú, en el que debía merecerme cada ornamento: las pestañas postizas, el maquillaje de los ojos, los polvos multicolores, la peluca y la corona. Después de mi encarnación en símbolo sexual, también fuera de escena la reina era obedecida, huyen a mi paso los otros actores como si viesen al demonio.

Con Pat Mónaco, autora del guión, preferimos mantenernos fieles al espíritu que se inclina por las confesiones escabrosas, y de Lana Turner contamos casi exclusivamente el lado privado, o sea “los hombres y el sexo”.

La columna del sonido resultó impecable, la música adecuada y el play-back de las bodas, excelente, creando la ficción de una estrella en decadencia, con una selección de sus poses más famosas, fragmento de sus actuaciones de delirio y un compendio de sus miradas asesinas, en las tres escenas con el gangster Johnny Stompanato: un maravilloso delincuente, Calles sin salidas y Encuentro con la muerte. La fauna de Hollywood que frecuenta la diva nada tiene de auténtico, es una sublime parodia de monstruos y cómplices, míticos objetos del deseo como la actriz Ava Gadner, el tarzán Lex Barker y el latin-lover Fernando Lamas. Si Marilyn Monroe es la bella atormentada del bosque, engañada por el lobo feroz de Hollywood y por el poder del Clan Kennedy, Lana Turner es en cambio una bruja al platino, con los brazos fluctuantes en enormes mangas de visón y su rostro inmortalizado por los productos de belleza Max Factor. En Marilyn el máximo de la inocencia coincide con el máximo del erotismo.

En Lana Turner lo erótico es siempre “culpable”, expresión de un exceso de una desviación que parece combatir las normas sociales y morales. El escándalo es tal vez el secreto del personaje Lana Turner: innumerables mandos, acusaciones de ninfomanía, tentativas de suicidio, alcoholismo... y en la cúspide de su carrera escandalosa, la relación con el gangster Johnny Stompanato, asesinado a puñaladas en su propia casa. (OKOKOKO).” (Viaje del Angel, pág. 48)

Ver Galería | Volver

 

Francisco Copello 2009 © Todos los derechos reservados