Home | Contacto | Noticias

Espectáculos

FotografíasMaster PrintOtras Colaboraciones

Colaboraciones

"Hello again", Andy Warhol, 1984

 

Video realizado y dirigido por Andy Warhol para el grupo musical The Cars. (Fotografía de Performance, pág. 182)

 

The Cars, 29 de marzo

 

A las tres semanas de mi regreso a Manhattan participo en uno de los videos Andy Warhol, “Hello Again”, para el grupo The Cars.

Un silencioso y gesticulante Pierrot fue mi personaje en el video que rodamos en el Be-Bop de la calle Ocho en el West Village. El la vidriera parquearon un magnífico Cadillac. El Dorado de los años sesenta. En los dos pisos del local prevalece desde temprano una gran actividad de los técnicos encargados de la luz y el sonido, mientras afuera nevaba. El grupo de actores performers y extras seleccionados me recuerda los tiempos de oro de la Factory: una fauna heterogénea y vistosa, entusiasta y parlanchina. Benjamín, amigo íntimo de Andy, su confidente, aparecía travestido y exageradamente producido, mientras Dianne Brillo semejaba ideal con sus extraordinarias medidas: 95 centímetros de busto pletórico, 60 centímetros de cintura de avispa y 95 de amplias caderas, un reloj de arena. Era la “superstars” del año, con un nombre de detergente para lavar pañales.

John Sex es un rubio oxigenado, cuya característica es una descomunal “ondita”, que se levanta con toque punk, sobre su frente, colgándole del cuello una boa enorme. Hay dos chicas orientales idénticas y vestidas iguales, junto a mi Pierrot Lunaire, agitando mis manos al ver a John Sex con su reptil. Andy Warhol también participa en la grabación impersonando a un camarero, vestido de smoking.
Antes de que todo estuviese listo, para echar a rodar las cámaras, actores y extras se maquillan y ensayan sus roles inventados sobre la marcha ante un espejo iluminado, en un improvisado camerino color palo de rosa. El apuesto John Sex se pasea por el bar a pecho descubierto tratando de calmar su animal. Tal vez sería mejor servirle un whisky doble a su histérica serpiente, dándome una extraña sensación la visión del bien nutrido reptil, intranquilo con los chillidos del loquerío de extras aplicándose la palabra Hello en la lengua o en le torso, agita nervioso su lengua y su cola. La boa se sacude enérgica en señal de alarma, mostrando atrevida su larga lengua, sus colmillos mortíferos. Al pasar por su lado Dianne Brillo da grititos activando su culo y apretando nalgas al compás de sus tetones que la lanzaron a la fama posando casi desnuda para una serie de fotos que Andy publicaría en Interview.

Al entrar nuestro ecléctico grupo en acción ante las cámaras de David Munro, encargado de la filmación, nos convertimos cada uno de nosotros como por arte de magia, en diversos personajes desfilando ante su lente, debidamente iluminados en la vidriera adecuada y con el productor preciso Andy Warhol, cuya escena con los Cars se desarrolla en la barra del bar. Mientras ellos cantan la canción, él les sirve drinks. Cuando Andy ejecutaba su acción de preparar los cocteles, olvidaba la letra de la canción que debía modular, pero igual continuaba moviendo los labios. Rodaron varias veces la escena. En las esperas, Andy no sabía de que hablarles a estos iconos musicales, protagonistas del video; al final todo funcionó, impersonando Andy a sí mismo y feliz de hacerlo. Le encantaba que lo firmaran, ser el protagonista de un gran film en un estudio de Hollywood fue el sueño irrealizado de su vida.

Al revisar Andy el material filmado, reconoció mi pequeña actuación confesándome que un sujeto como el mío más bien se merecía un “solo” brillantemente montado con la historia de un mimo solitario y embrujado.

 

Ver Galería | Volver

Francisco Copello 2009 © Todos los derechos reservados